miércoles, 7 de abril de 2010

Generosidad

La mujer explica que a pesar de su dolor, quiere agradecer a las personas que les ayudaron durante la penosa enfermedad de su hijo. Al saber que le quedaban dos meses de vida, los compañeros de trabajo de su esposo le donaron días de vacaciones para que pudiera estar junto al niño. El papá acongojado toma la palabra y dice que lo que hicieron sus compañeros es no solo una muy buena idea, sino un ejemplo a seguir. Muestran la foto del hijo que ya no está y a los donadores de días, gente normal de jean y camisa, con una sutil expresión acorde a las circunstancias. Lloro del principio al final del reportaje, frente al televisor. Desde que soy mamá todas estas historias me rompen el corazón.

2 comentarios:

Luz Angela dijo...

Tienes toda la razón pareciera como si al convertirnos en mamás nos encendieran un chip allá adentrico que nos hace más sensibles

Wilmar dijo...

mmm ayer justamente, me estrellé con este reportaje que ganó el premio Pullitzer del 2007, no soy mujer ni madre, quiza muy joven para incluso tener un hijo, pero mas allá de las ilusiones de ser padre algún dia, queda el pensar como alguien no puede ser movido por una história tan sismica como esta o como muchas otras, aqui os dejo el link http://www.sacbee.com/static/newsroom/swf/april07/mother/

Abrazos, Wilmar