viernes, 1 de octubre de 2010

Opinar

Hoy me llegó el primer comentario de intolerancia a lo que escribo en este blog. A veces la gente me regaña por lo que digo, a veces no están de acuerdo, a veces me mandan consejos. Mis amigos me suben el ánimo. Mis familiares me consuelan. Pero hoy me llegó el primer comentario que me dice que no tengo derecho a opinar. Es un anónimo. Para atacarme me comparan con Ingrid Betancourt y me dicen que se me “pegó lo francesa”. Pero que les gusta el blog menos cuando hablo de política.

Hace dos años que escribo para ayudarme y ayudar a otros a desmitificar el “Primer mundo”. Para mostrar como todos somos iguales para bien y para mal. Como la felicidad no la hacen las grandes obras de infraestructura sino la capacidad de adaptarse y aceptar la vida como es. Escribo como aquí y allá hay personas generosas, buenas, nobles. De cómo los “ciudadanos modernos”, entendidos como seres humanitarios, tolerantes y respetuosos, nacen en todas partes gracias a una feliz coincidencia del destino.

Hace dos años, también, escribo sobre mi hijo, de cómo crece, de cómo quisiera ser como él y ver el mundo como él lo ve. Hablo de mi esposo. De los sacrificios que se hacen por amor y de la felicidad que se recibe a cambio. De lo que pasa el día que uno cambia el trabajo por el matrimonio. Hablo de ser inmigrante. De hacer mercado. De hacer oficio.

Pero a veces hablo de un país al que he revaluado desde la distancia. Del país en el que nací. En el que viven las personas que quiero. También hablo del país en el que vivo. De las cosas que admiro. De las cosas que me desesperan y vencen mi paciencia. De la discriminación. De la ignorancia y de la intolerancia que trae consigo.

Pero hoy alguien me dice que no tengo derecho a opinar. Yo, como cualquier ciudadano, tengo derechos. Opinar es uno de ellos, independientemente de lo que opine. Sin importar el origen, la ubicación, la estratificación social, la orientación política, las personas tienen derecho a disentir, a cuestionar, a lamentar. Algo muy terrible nos controla cuando no podemos aceptar a los que no piensan como nosotros. Cuando la primera reacción es el odio. Cuando sentimos que tenemos el don de ignorar los derechos de los demás, algo muy oscuro pasa en nuestro interior. Me aterra como un blog que no siguen más de 80 personas genera la misma actitud de odio que los foros de nuestros medios masivos. Mi vanidad lo toma como un cumplido. Pero mi corazón lo resiente como un fracaso: dos años escribiendo sobre la tolerancia y algunos no han entendido nada.

12 comentarios:

Colombialiv dijo...

Acabo de ver el comentario... que desgracia. Y como siempre excelente tu respuesta. Sigue escribiendo como siempre, que el resto si entendemos las cosas que quieres decir.

Colombialiv dijo...

Pero a propósito de comentarios, te recomiendo poner la opción de "popup" o nueva página para el formulario de comentarios porque así "embedded" no es compatible con Firefox, así que casi nunca comento porque mi browser no me deja (y seguramente muchas otras personas) aunque me encantan cada una de tus entradas de blog!

Abrazo.

Guillermo dijo...

Mi estimada,

Lo único que te puedo decir es que3 no será el último. Conozco estas lides.

Si me permites un consejo, te diría que te preocupes cuando las cosas te la dicen los que tienen huevos para poner su nombre y apellido tal como lo hacemos vos y yo en nuestros blogs.

A los demás, nada.

Ana Maria Gallego dijo...

Bueno hace un tiempo, por esas casualidades del destino me encontré con tu blog y desde ahí (aunque no lo sepas) te has convertido en una gran amiga, con cada una de tus historias, he reído, he reflexionado y más que todo me he identificado con esa fuerza poderosa que nos cambia la vida en un segundo: el amor. Hoy quiero agradecerte por todos los momentos agradables que me has regalado, por permitirme entrar en tu mundo y en tu vida, y decirte por supuesto que somos más los que entendemos tus palabras. Y sin duda, como Colombiana y como ser humano tienes todo el derecho a emitir tus opiniones!! Sigue adelante....
Un gran abrazo desde Colombia. (Y al que no le guste el blog....que no lo leaaaaaaaaa)

Alexandra Vega Rivera dijo...

Cuando se señala se suele pasar por alto que mientras un dedo apunta al objetivo señalado, otros tres apuntan hacia uno mismo.

El argumento aquél que se sostiene en Colombia que por estar fuera no se tiene "derecho" a opinar o hablar de lo que sucede allá es una de las ideas más comunes y al mismo tiempo más vacías y con todo respeto más mediocres, teniendo en cuenta que desde el ojo del huracán no se siente la tormenta.

Leí el comentario que él o la "valiente" anónimo/a hizo y más que lamentable yo creo que responde a las dinámicas típicas primero de la envidia y segundo de la violencia tan hostil y cotidiana a que estamos acostumbrados. Eso de andar vilipendiando y lapidando al que no piensa como uno, al que no piensa cómo se quiere que piense. Nacimos y crecimos en una sociedad en la que lamentablemente es muy difícil ser distinto, en la que muchas veces hay que pagar un precio alto por ello, como por ejemplo el autoexilio; pero la mal llamada -y vilipendiada también- "malicia indigena" lo justifica con nada más y nada menos que la "rabonada" del "se le pegó".

Que tu corazón no se resienta, no vale la pena estar resentido por culpa de tanto resentido, que nisiquera entiende la ironía y el argumento cuando escribís, que sea una inyección de adrenalina, al final, después de tu post, que mejor manera de terminarlo que ésa.

Saludos, otra ciudadana colombiana desde el autoexilio.

Juan M.A. dijo...

Pues se responde con otra Colombianada... me resbala.. si fuera alguien con opinion pondria el nombre si es un miserable cobarde no da el nombre... asi que es un cero a la izq....

Livinglifeonpurpose dijo...

Mi querida amiga, yo te sigo hace tiempo también y me ha gustado mucho tu blog. No entiendo el sentido del ataque porque aunque algunos no esten de acuerdo con las opiniones de otros no se vale la violencia. Asi que yo te diria que no te preocupes tanto.
Un abrazo desde Malasia.

Wilmar dijo...

Hola!

Mujer pues ya han dicho cosas aqui muy interesantes y sus voces, aterrizadas y maduras, llenas de gratitud, serán aquellas que debas recibir como consejos, No soy ni viejo ni joven, mi mida en el "autoexilio" (me robo esa palabra de algun coment :P) se debate entre lo que crei una prematura crisis de 'mid-twenties' y el estudio... pero si he tenido la oportunidad de participar activamente y en el staff de un foro de uno de los temas quiza mas espinosos que pueda hablar esta malpensada y a veces despreciable sociedad. Y alli aprendi que gente hay para todo, la ignorancia, arrogancia, egocentrismo, intolerancia y frustracion tienen un protagonismo que a veces parece impensable (para mi mente almenos) Para manejarlos lo mejor que se puede hacer a veces es demostrar que las ponencias no deben traducirse en agresiones.

El corazon sin embargo palpita y no olvida, no dejes que un cañonazo hiera la obra que por muchos de tus lectores es admirada; no dejes de opinar como dijiste, porque opinar es una demostracion primitiva de que estamos vivos, los escritos pueden traducir los gritos de desahogo que se necesitan a veces en esta lejania, pero son gritos al viento, que no han de afectar a nadie, talcomo lo has hecho hasta ahora.

Habran cosas con las que este mas o menos de acuerdo contigo, habrán cosas que se salga un poco de mis perspectivas porque no existan en mi biblioteca de experiencias; lo que es seguro es que es admirable el trabajo que has estado haciendo, esto del blogging es poner un pedazo de nosotros ahi al aire libre de la web, y como nosotros mismos tendra diferencias y similaridades con las de los demás, asi como en tus dias encuentras algun comentario como "yo estoy en la universidad para buscar marido" (que en serio lo escuche en el restaurant de mi campus hace un par de años) y que me costo bastante masticar para entender... pues asi mismo te encontraras un comentario como ese aqui, alguno mas o menos venenoso, en casos extremos puedes eliminarlos y no tomarte la pena de leer las sandeces que al final no te van a aportar nada, si los dejas puedes siempre retomar algo interesate, llenar una experiencia mas, y eso si, nunca perder la sensacion de que estas haciendo algo que te llena, a pesar de los vientos que de cuando en cuando van en contra.

Asi que animo mujer, que tienes la gratitud de muchos por ahi!, te envio un abrazo... yo no estoy en la China, ni en Rusia, solo en España y sí, un Bogotano mas, y sobretodo seguidor de tu blog,

Saludos, Wilmar R

Wilmar dijo...

Animo mujer, mira un comentario malo contra cuantas buenas palabras de todo lado, que una mala cosa no opaque lo que de eres y el trabajo q has hecho, mi mensaje entero en el link :P http://tl.gd/6aptnv

Saludos!

Wilmar

Julio-Debate Popular dijo...

Eso pasa porque hay gente que simplemente no entiende o entiende solo lo que quiere porque en realidad tiene ganas de cuestionar,juzgar y busca eso. Estoy seguro que también existen los otros,los que cuestionan,juzgan y opinan desde un lugar más constructivos.
Los otros son simplemente ignorantes que de vez en cuando te dan la oportunidad de contestarles.

Andrés dijo...

Querida Lita tu sabes que al final los intolerantes se parecen en todos lados del mundo, cuando lo único que se quiere escuchar es la palabra propia, cuando se cree en posesión de la verdad absoluta y la crítica sana genera odio y no reflexión y conciencia, es imposible establecer un diálogo entre iguales... La cerrazón es miedo al vacio y a descubrir al otr@ y me resulta curioso que sea el mismo discurso con el que algunos Xenófobos argumentan la expulsión de los inmigrantes. Sigue escribiendo de política y de todo lo que consideres que son opiniones muy valiosas y siempre lúcidas...

Anónimo dijo...

La oportunidad que alguien ponga por escrito mis sentimientos y conocer así que mucha gente más experimenta lo mismo, ha sido uno de los grandes consuelos de mi "exilio".

Por supuesto que puedes opinar, es más todos tus seguidores te pedimos que por favor opines!! no te calles!! necesitos que plasmes lo que queremos decir, pero que no podemos! y decirlo así, con tu frescura y tu realismo, con tu nostalgia y tu amor.

Adelante!!