lunes, 11 de enero de 2010

18 horas

18 horas de viaje y llegaste sonriente. Hyeres – Marseille – Paris – Bogotá. Tranquilo y feliz. Disfrutaste del viaje. Me miraste aterrado en los despegues y los aterrizajes, pero luego sonreíste para que yo no me asustara. El viaje fue mucho más agradable porque estábamos juntos. Pensé que me iba a enloquecer y por el contrario, gracias a ti, hablé con muchas personas y otras muchas nos ayudaron con coche, maletas, teteros y juguetes… Un azafato te dio paleta y te sentó en sus piernas para que yo descansara. Del cielo nos cayeron unos abuelitos que nos ayudaron en inmigración mientras yo hacía los trámites. Aprendiste a ponerte los audífonos y oíste música por casi una hora. Comimos sanduches y papitas de paquete que habíamos empacado desde la casa. Antes cuando viajaba sola a ver a tu papito, odiaba las horas de avión y las filas de aeropuerto. Contigo todo me parece nuevo, te muestro, te cuento, te explico, no pienso en mi y esa es tal vez la mejor forma de sentirse mejor.

Y si en el viaje te portaste como un príncipe, el Bogotá has sido el rey. Has comido papitas criollas, morcillas, chorizos, arepitas, plátanos rellenos de bocadillo. Hemos salido por las mañanas, atravesamos el conjunto, compramos el pan y nos devolvemos compartiendo un roscón. Me acompañas a comer Sushi con los amigos de mi pasado remoto y siempre logras que terminemos jugando contigo en algún parque. Has corrido por todos los centros comerciales, mientras tu tío “Tati” (Santi) te persigue muerto de risa. Bailas en la puerta de todos los almacenes donde ponen música estridente y te miras al espejo las luces de los tenis. Te has puesto de ruana todas las reuniones a las que hemos ido. No te afecta el cambio del clima o el de horario. Duermes igual de bien en la camita que te compró tu abuelita, como en la que tienes en la casa. Siempre te levantas tan contento. Me miras como diciendo: “¿Qué vamos a hacer hoy?”. Yo te respondo con un abrazo: “Estar juntos y ser felices mi amor”.

4 comentarios:

Claudia dijo...

Hace muchos días que no Leia el blog, entre algunos motivos estaban las fiestas y porque además mi PC estaba un poco raro y toco llevarlo al medico.Pero al entrar hoy y leer todo los escritos que me había perdido recordé porque me encanta leerte, además de porque eres divertida, optimista y muchas otras cosas mas,es porque en cada escrito llega uno a sentirse identificada contigo y a entender que todos los Colombianos aunque estamos lejos de nuestro país tenemos la misma esencia y nos parecemos un montón.
Que ni la distancia, el tiempo, la nueva cultura que nos toca descubrir ni la gente nueva que conocemos nos cambia.Al contrario eso refuerza mas nuestra naturaleza y nos hace mas fuerte y porque no un tris mas sabios.
Sigue deleitándonos este nuevo año con más de tus escritos y que por medio de ellos siempre recordemos que no estamos solos.
Un saludo muy grande desde Zaragoza-España de una fiel seguidora.

Anónimo dijo...

Querida sobrina me hiciste llorar con este escrito y te cuento que como lo dice mi tocaya hacia varios dias que no leia tu blog y este escrito me hizo recordar lo que me estaba perdiendo. En este pedacito describiste muy bien lo que muchas madres hemos sentido tantas veces. Sigue haciendonos vivir a traves de ti

Alexandra dijo...

No tengo hijos y al paso que voy y con los años viviendo lejos de Colombia, seguramente el portal de maternidad se abrá estando fuera y siempre que estuve divagando en la imaginación de como será volver con ese futuro pedazo mio me llené de angustia, pereza y desespero de tan solo imaginar lo que no conozco, sin embargo y sin concerte -que no es un dato menor- haz logrado replantearme hasta las lágrimas esa -para mi- siempre angustiante situación, gracias!

Elvira dijo...

Hola....ayer conoci tu blog; y en un ataque de gula me de sentado a leerte. Por el momento no soy una exiliada pero este año lo seré... hace dos años viajo para ver a mi amor durante las vacas de verano e invierno y ya hemos decidido instalarnos en Francia.
Por el momento entiendo mucho lo que me dicen en francés pero para hablar se me dificulta.... ojala pueda tener el tiempo para escribir un blog, me encanta escribir!!!
un abrazo
Elvira