lunes, 14 de febrero de 2011

Pepas de durazno

- Mija, tengo una pregunta que hacerte y no es que yo quiera meterme en tu cosas.
- Dime tía.
- Mi reina linda ¿Tu bautizaste al niño y no nos invitaste o es que no lo has bautizado?
- Es que no lo voy a bautizar tía.
- No, me arrodillo en pepas de durazno mija. ¿Qué estoy oyendo?¿A ti que te dio?
- No me dio nada tía, mas bien se me quitó lo católica, apostólica, romana.
- No mija, espera yo me siento, creo que me va a dar un surménage.
- Pues desde que el niño nació yo le daba vueltas a la idea. Luego estaba el tema de que mi esposo y yo no somos casados por la iglesia. Además él no es fan de las religiones y por el contrario las detesta.
- ¿Mija pero qué es uno si no tiene religión?
- No se tía, me toca buscar en Internet… y la verdad desde que me leí el libro de Fernando Vallejo, me acabé de convencer y me llené de argumentos.
- No, no, no… Conchita tráigame rápido un vaso de agua y el pastillero… Muévase a ver que a mi me va a dar algo.
- Pero cálmate tía, no es para tanto. Yo me puse a hacer la cuenta: En el colegio me daban una hora de religión a la semana, una misa semanal, 10 minutos de rezo todas las mañanas, también iba a misa algunos domingos, entre las procesiones de semana santa y de la virgen, no se cuantas horas de preparación para la primera comunión y luego para la confirmación… y teniendo en cuenta que yo fui al mismo colegio desde kínder hasta sexto de bachillerato, me da un aproximado de 2000 horas… aprendiendo una cosa que solo me ha servido para hacer crucigramas… Santo de la paciencia. 3 letras. J-O-B. Si mi niño dedica el mismo tiempo a aprender idiomas, o a tocar un instrumento, o ha jugar futbol… Está hecho.
- ¡Conchaaaa! ¿Es que usted no me esta oyendo? ¿Qué hay que hacer para que en esta casa le den a uno un pinche vaso de agua?
- Tienes que leerte el libro* tía.
- No mija, el libro que hay que leerse es La Biblia y san se acabó. Estaré yo para leer a ese tipo homos…
- Pilas tía que te cuelgo.
- Además la gente dice que es un libro lleno de blasfemias, groserías, insultos… ¿Concha maldita sea donde se metió?
- Como si nunca hubieran oído groserías. Además es una investigación enorme tía, llena de datos, de citas… a mi me encantó. ¿Oye tía y tu teléfono no es inalámbrico?
- Si mija claro…
- ¿Y porqué no te sirves tu misma el vaso de agua?
- No es que tu ya tienes el diablo adentro. Si yo para eso tengo a esta pendeja, si antes le estoy haciendo el favor de contratarla. Yo la verdad mijita quedo muy triste y preocupada. Yo espero que tu lo pienses bien y que reconsideres tu decisión, porque no me imagino que va a decir la gente.
- Pues tía finalmente el que lo quiere a uno, lo quiere como es: con sus ideas y sus creencias. Yo no te digo a ti que dejes de creer.
- Ni mas faltaba mija. ¿20 minutos para un vaso de agua Concha? Qué cosa con usted.
- “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”
- Qué va a ser mi prójimo esta tonta que no sabe ni donde esta parada. Además tu ya tomaste tu decisión y no te queda bien ponerte a catequizar.
- En eso tía te doy toda la razón.
--------------------------
*La Puta de Babilonia – Fernando Vallejo.

8 comentarios:

Maria E dijo...

Excelente!!!!

Anónimo dijo...

Yo no debería opinar en estos temas de religión y respeto tu opinión, sin embargo no creo que se pueda generalizar sobre el comportamiento de unos pocos dentro de la religión (llamese Católica, Judía, Musulmana, ...) Este es un tema muy complicado.
Un saludo.
Tatiana

Scarlet O´Hara dijo...

Jajajajajaja!!! Excelente!!
De los mejores post que he leido EN-LA-VI-DA!!!
De acuerdo con absolutamente todo, he tenido y sigo teniendo conversaciones similares, lo único que me dejó mal es que yo con suerte he ido 5 veces a misa en mi vida y en el colegio elegí ética en vez de religión... asique no puedo menos que avergorzarme de no saber tocar ningún instrumento! ¿Qué mierda hice con mis dos mil horas??

María Fernanda in Germany dijo...

Bueno pues me encantó y me recordó mucho a una experiencia que tuve hace algún tiempo con mis abuelos católicos, apostólicos y romanos sobre mi ahora esposo sin religión, es un tema difícil para alguien que vivió toda su vida con esa cultura, pero lo mismo para el que venia de la Alemania socialista donde la libertad de religión era un tabú. Creo que lo importante en realidad es vivir y enseñar a convivir en mutuo respeto, sin envidia, sin mentiras... como los mandamientos, algo que debería ser natural. Mi esposo ya era así antes de haber conocido sobre los mandamientos por mi. Así que no viene d ela religión sino de lo que nos enseñe la vida. Suerte con tu hijo! Saludos desde Alemania!

VGR dijo...

Querida:
El chiquito agradecerá y valorará que le permitas elegir.

jpac dijo...

Buenisimo. con mis dos hijos ya son tres. (bueno...somos 5)

Ivannoha dijo...

Estoy de acuerdo con VGR (creo que más o menos lo conozco). Algunas personas creen que aquellos que no profesan una religión no tienen valores. ¡Qué más valor que enseñarles a los hijos a usar su libertad para elegir!

Anónimo dijo...

Hola amiga virtual,
Estamos extrañando tus entradas.
Colombiana