martes, 14 de abril de 2009

Crisis

Tío Roberto,

Me preguntas como se vive la crisis en Francia. Yo vivo en un pueblito muy lindo al borde del mar, lujoso como todos los veraneaderos de la Costa Azul y habitado por viejitos neuróticos que conducen unos carros muy bonitos. También están los árabes que a vuelo de pájaro son el 40% de la población. Pero de ellos no se habla. Cómo decírtelo, acá todo sigue igual de aburrido. No pasa nada. No se mueve nada. Un día hubo una huelga en toda Francia y mientras en otras ciudades se tiraban piedra y se daban bolillo, acá los 20 huelguistas conversaban con los gendarmes y estaban de acuerdo en casi todos los puntos. Yo no he visto la crisis en vivo. La veo por televisión. Más de un programa al día sobre el tema. En todos los noticieros alguna referencia. Mucha publicidad del sector automotriz acerca de la prima de 1.000 euros que da el Estado a los que compran un carro nuevo. Mucho pánico. Crónicas de cómo el dinero no le alcanza a la gente para vivir a pesar de los subsidios. Yo me siento atrapada en una guerra sicológica que pretende convencerme de que todo está mal. Pero salgo al mercado y está lleno. Hay muchas promociones y tengo la sensación de que la crisis ha generado que haya presión para que los precios bajen a un valor más justo para las partes. Pero puede ser mi percepción romántica de la realidad. Hay presión de algunos sectores por abrir el Comercio en domingo, pero la Izquierda no está de acuerdo en reducir el descanso de los trabajadores. La calidad del servicio en general no mejora, sigue sin importarles mucho que compres o no. Le redujeron el TVA (IVA) a los restaurantes, pero no se refleja de forma contundente en el costo final. Hay un grupo que me divierte mucho que para protestar por el bajo poder adquisitivo, va a los hipermercados y hacen picnic, invitan a la gente a comerse lo que lleva en el carrito sin pagarlo. Abren los empaques, comen, comparten. No desperdician. Son pacíficos y la policía los saca fácilmente. Mi corazón hippie los acompaña. Peace and Love hermanos. Quisiera tener algo interesante para contarte, pero es posible que yo también este en crisis.

1 comentario:

Tercera Opinión dijo...

Es curioso esto de la crisis, pues afecta de muy diversas formas.

Te invito a leer un artículo que explica porque desde que hay crisis es imposible conseguir una entrada para un concierto o sitio en un restaurante:

http://www.terceraopinion.net/2009/06/07/cuando-aun-no-habia-crisis/

Un saludo.