domingo, 29 de marzo de 2009

Fumando espero

Como estaba buscando bebé, dejé de fumar. No toque un cigarrillo en todo el embarazo y mucho menos en la lactancia. Pero ahora mi hijo está feliz entre las compotas y las sopitas con pollo licuado y yo tengo ganas de fumarme un cigarrillo. Durante ese tiempo pasó la ley para no fumar en lugares públicos, ni en los bares, ni en los Tabac (tiendas de cigarrillos), ni en ninguna parte.
He visto a la gente en el invierno subirse a sus carros a fumar. En los reportes sobre la crisis económica mundial, ha habido reportajes de dueños de bares y restaurantes que anhelan la época en que se podía fumar en algunas zonas de sus establecimientos. La gente se quedaba conversando entre tinto y cigarrillo. Incluso he visto que en algunos pueblos alejados hay establecimientos que se resisten y la gente puede fumar como antes.

Un cigarrillo. Uno solito. Voy lo compro. Niño a la guardería. Mamá al Tabac. En Europa solo venden paquetes. 5 euros, con lo poco que he fumado siempre me va a durar 3 meses. No me prenden el cigarrillo, debo salir. Invierno. Me paro al lado de un anciano que se siente acompañado con mi presencia. “Bonjour Madame”. “Bonjour”. El señor me prende el cigarrillo. “Merci”. Y comienza la diatriba de un hombre solo que fuma afuera: “Qué no se le venda a los niños: de acuerdo. Qué se controle la publicidad: de acuerdo. Qué los impuestos sean muy altos, si está bien, como quieran. Pero desde que me pensioné he venido a este Tabac a conversar con mis amigos, fumábamos como chimeneas, nos reíamos, maldecíamos, mirábamos a las mujeres, apostábamos a las carreras. Ahora cada uno fuma solo en su casa. Ya no me entero de nada. No hay nada mejor que las infidencias de los fumadores y esas se esfumaron con la prohibición. Tengo 85 años. ¿Cuántos años más quieren que viva? ¿Hasta los 100 años? ¿15 años más de soledad?

Acabo mi cigarrillo y al ver que no enciendo otro, el hombre siente que me incomoda. “Perdone madame, no quiero molestarla”. “No señor, yo pienso como usted”. El anciano me pasa la mano por la cabeza como quien acaricia un niño y sigue su camino. Quisiera decirle algo, pero no sé qué decir.

1 comentario:

Lea Mackay-Mejia dijo...

What can I say? I LOVE YOUR BLOG. Every single post. Every photo. Every caption on each photo! Deberia haber otra categoria para cada post: Interesante, Divertido, Guay, y FASCINANTE. jaja!