lunes, 30 de noviembre de 2009

Bogotá

Déjame deambular en Bogotá. Déjame perderme. Que un atardecer anaranjado me exprima el alma y que una noche fría me reúna con mis amigos a repetir las mismas historias de siempre.

Déjame perder el tiempo entre trancones infinitos. Comprar un cigarrillo en el semáforo y fumármelo camino a la casa. Regatear con el vendedor de los aguacates, preguntar cuál es el pan que está más fresco, quedar pegajosa de azúcar de roscón.

Quiero estar entre el ruido, el todo a mil, pague dos y lleve 3, vallenato ventiao, repuesto para la olla exprés, botella, papel, donde el regalaron el pase, pilas pirobo, chao mamita, quien pidió pollo.

Andenes en donde nunca pisé la línea. Plazas de mercado multicolores. La pobreza. El lujo. La miseria. La belleza. La tragedia. El desorden. Déjame comprar todo lo que no necesito en una miscelánea. Drogarme con el olor a pegante de una remontadora. Hacer mercado en la plaza y almorzar en algún restaurante snob. Ropa interior del Only y chaqueta del Centro Andino.

Déjame disfrutar de los niños que ganan el premio de montaña de la ciclovía. Familias que comen oblea después de misa. Chicharrones colgados de un gancho. Dosis personales de lechona en tenedores blancos. Mujeres que educan familias haciendo empanadas.

Deja que Bogotá me rompa el corazón como lo ha hecho tantas veces. Que llore mis muertos y mis ausentes. Déjame vociferar, maldecir, gritar, reírme a carcajadas. Tener fe en el futuro. Déjame volver.

9 comentarios:

joselop44 dijo...

Se nota que amas a tu cuidad.
Abrazos.

Maria Eugenia dijo...

Excelente!!!! Que guayabo !!!! besos prima!!!! Maria Eugenia

sandra chaves dijo...

me dio nostalgia... bogota, nuestra bogota del alma siempre tan presente pero a la vez tan ausente...

Anónimo dijo...

Que bueno estuvo, especialmente cuando se siente tanta .... tanta nostalgia en tierras extranas!!!!!

Lupercalia dijo...

Hola Ángela,

te he encontrado a través de El bolígrafo de gel verde de Eloy mloreno, el autor de Tercera Opinión.
Quería felicitarte por cómo escribes.
Aunque soy española viví casi una década en Lima y sé a lo que te refieres.
Enhorabuena y suerte,

Rosario.

Wacksus dijo...

Gosh!
Ash, nuestra querida Bogotá, cuantas veces no me hizo de rabiar, depronto te das cuenta que la respiras por los poros, hace parte de ti...

Un saludo y nuevamente gracias pro escribir :)

Anónimo dijo...

Una cosa de la que jamás sentiremos nostalgia: el paseo millonario!

Alexandra dijo...

Amén!

Diana dijo...

Sencillamente espectacular! Gracias por hacernos sentir más cerca de ese pedacito de tierra....